VARIEDADES DE VINO EN MADRID

Syrah

Aunque pervive la leyenda que sitúa su origen en las tierras de la antigua Persia, la cepa que habita nuestras viñas parece proceder del Valle del Ródano.

VARIEDAD: Autorizada
TIPO: Tinta
SUZONAS:
ORIGEN: España


ORIGEN

Côte Rôtie y Hermitage son los viñedos septentrionales del Valle del Ródano donde se ha situado la cuna de esta cepa. Su introducción en la literatura ampelográfica se la debemos al eminente geólogo francés Barthélemy Faujas de Saint-Fond y su obra Histoire naturelle de la province de Dauphiné (1781).

Etimológicamente, según el artículo de Jacques André y Louis Levadoux publicado en 1964 en Journal des Savants, «La Vigne et le vin des Allobroges», su nombre de «Syrah» derivaría de la raíz indoeuropea «ser–», que refiere un largo período, y que precedería al latín «serus», o «brotación tardía».

CULTIVO

Aunque de ciclo vegetativo largo, su periodo de recolección es relativamente corto. Gusta de climatologías con abundantes horas de sol y temperaturas altas. Es sensible a la sequía y al viento —por lo que requiere de las prácticas del empalizamiento y la poda corta—.

La botritis es la principal enfermedad a la que suele ser vulnerable. Además, en 1993 comenzaron a verse en Francia los primeros síntomas de una afección exclusiva de esta variedad que se bautizaría como «Decaimiento de Syrah», y que pronto se extendió a los viñas de países como Argentina, España o Estados Unidos.

VINO

Suele proporcionar buenos resultados tanto en vinos jóvenes como de crianza en barrica de roble; se hacen distinguir por elevados índices alcohólicos y de acidez, el color carmín y aromas propios al cuero, el tabaco o el regaliz. Igualmente es habitual encontrarla elaborando vinos rosados.

En los coupages gusta ser buena compañera de la Cabernet Suvignon —en el que se combina el carácter herbáceo de ésta con el especiado de la Syrah—, de la Tempranillo —a la que aporta la acidez requerida—, o la Garnacha Tinta —permitiendo a la mezcla soportar un proceso de crianza—.

SABÍAS QUE...

Persiste la leyenda popular que sitúa el origen de la variedad en la antigua Persia: desde siempre se ha especulado con la posibilidad de que la Syrah fue introducida por el pueblo fenicio alrededor del 600 a.C., o incluso por los cruzados entre 1095 y 1291 —lo cual resultaría bastante improbable ya que las Cruzadas concentraron sus designios fundamentalmente en Tierra Santa, y no fue nunca su intención llegar más allá en sus conquistas—.

Plinio «El Viejo» hablaba de la variedad «Syriaca» como una versión tinta de la Aminea, que decía crecía en Siria. Su descripción fue usada posteriormente para proponer un discurso en el que la Syriaca habría sido la antecesora de la Syrah.

La variedades más comúnmente confundidas con la Syrah son Dureza, Duraz, Mondeuse Noire, Persan, Serina e Zezë, Shesh i Zi.